• Falmazan

Ronaldinho no puede parar

El Balón de oro 2005 no puede parar de tomar determinaciones que hacen que su vida sea más agitada de lo normal o que lo alejen de su naturaleza. Decisiones que lo han hecho pasar su cuadragésimo cumpleaños tras los barrotes, lejos del edén que construyo con sus pies. Y duele.

Duele la eternidad y la niñez ver a alguien que considerabas deidad mancharse en el barro de lo mundano. Duele ver que Gaucho es efímero y que la vida no es un cuento de hadas.



El día 4 de marzo del presente año, Ronaldo de Assis de Moreira más conocido como Ronaldinho fue apresado, junto a su hermano Roberto, en el aeropuerto de la capital paraguaya por la policía debido a su ingreso a tal país con pasaportes falsificados. Esto representa un nuevo revés en la agitada vida del astro brasileño, vida que se puede graficar en una frase suya, “La polémica ha servido para motivarme”. Tal revés ha generado una ola mediática en torno a su persona, que mezcla a la figura del héroe divino con la de un simple mortal debido a sus decisiones, no siempre acertadas, pero inherentemente humanas.


El ámbito legal es confuso debido a que las causas del arresto no han sido del todo claras, ya que el exfutbolista podría formar parte de una organización ilícita dedicada al lavado de dinero con sede en el país guaraní, en un entramado que alcanza altos orbes políticos y que lleva 14 detenidos y un prófugo hasta la fecha. El ministro anticorrupción René Fernández asegura sobre el grupo ilícito que “Esto no es una sola cabeza, esto es un monstruo con varias cabezas. Es un pulpo que tiene varios tentáculos”. Las dudas surgen en los cargos, ya que “Dinho” ha sido retenido únicamente bajo la acusación de ingreso y estadía ilegal, sin ninguna vinculación hacia tal sociedad delictiva. El juez a cargo de la investigación, Gustavo Amarilla, señaló al respecto de los cargos que "corresponden al uso (de los documentos) de contenido falso, pero puede haber otras cosas como asociación criminal o lavado de dinero en la confección de sociedades o empresas".



Aquí me detengo, pues no creo que el otrora jugador de gremio sea el único responsable de todos sus actos. Pues aparece lo inevitable, entra su hermano Roberto. Cabeza de todas las decisiones en la carrera y vida de Ronaldinho. Es en el área de confort y la seguridad que te entrega un hermano donde se equivocan muchos deportistas al entregarles tal nivel de responsabilidad. En el mismo Brasil la “torcida” de Gremio lo culpa de no volver a vestir la camiseta del club de sus amores. Ejemplo de que la persona que toma tus decisiones ha tenido serios problemas de juicio y discernimiento. Problemas que producen errores que pueden costar vidas, años e iconos.


Mientras el marco judicial paraguayo hace su trabajo, Ronaldinho se encuentra privado de libertad en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional de Paraguay. En aquel lugar no se ha podido alejar de su máxima pasión, el fútbol, práctica donde es amo y señor, leyenda de clubes gigantescos como el FC Barcelona, Paris Saint Germain o AC Milán. Todo lo anterior es sabido. Se sabe que es uno de los mejores jugadores en la historia de este deporte y de la selección de su país natal. Se sabe que habrá bocha y sonrisa donde pise Dinho. Mientras completa su estadía en el centro penitenciario, “Ronnie” ha disputado un campeonato de fútbol con los demás internos, el cual tiene como premio un cerdo de 16 kilos en una comida posterior al torneo.


Es un campeón innato y quizás este no sea el premio más elegante en una carrera plagada de títulos y lujos, pero tiene tintes de ser uno de los más especiales. Es que Ronaldinho nació para esto y no puede parar, parar de equivocarse, parar de sobrevivir, parar de soltar magia en campos legendarios ni parar ganar. Es, en tal verbo, donde converge toda la naturaleza e idiosincrasia de Ronaldo de Assis de Moreira. Un hombre que, con el balón en los pies, tocó el Olimpo y se codeó con las divinidades futbolísticas. Además, le puede contar a sus nietos que lo ganó todo; la Champions League, la Libertadores, un Mundial de selecciones y, mientras espera un fallo judicial, un campeonato epopéyico dentro de la cárcel.

41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo