• Falmazan

Campeón a largo plazo

Actualizado: 26 de dic de 2019


El actual campeón de la Champions League ha tenido una temporada de ensueño. Así es, el Liverpool logro la consecución de un proyecto que se origina con la contratación del gran artífice, Jürgen Klopp el año 2015. Consiguió campeonar en la competición más importante de clubes del futbol mundial y, si no es por el City, consigue un doblete de Premier y Champions que hubiera sido histórico para el club de Merseyside. Logró su mayor puntaje histórico desde que se creó la Premier League con 100 puntos. Eso de por sí, grafica el magnánimo nivel de juego y producción de puntos que alcanzó.





Desde este punto en particular surgen dos preguntas: ¿Cómo lograr mantenerse en la élite competitiva? Y ¿Cómo reinventarse en el éxito manteniendo un exoesqueleto predeterminado que ya dio resultados? El Liverpool tiene la respuesta en acciones bastante concretas.


1. Fichar bien y barato

Los Reds no han pegado de talonario en este mercado de fichajes. Todo lo contrario, han fichado jóvenes promesas que son muy emocionantes como Harvey Elliot. El Internacional ingles sub-17 proviene del descendido Fulham, pero con el cartel de ser el jugador más joven en debutar en la historia de la Premier league con 16 años y 30 días. En el ámbito económico el fichaje ha sido muy favorable ya que el Liverpool deberá pagar una cantidad determinada por los tribunales deportivos ingleses al Fulham por derechos de formación. De esta manera, los de Anfield van a pagar una cantidad muy menor por un jugador que está llamado a ser un crack del futuro. El otro fichaje que ha cerrado el equipo presidido por Tom Werner ha sido el central holandés de 17 años, Seep Van Der Berg. Este novel defensa proviene del PEC Zwolle por la módica suma de 1.300.000 de euros. Este movimiento responde a la necesidad del equipo a necesitar un cuarto central con la proyección necesaria para dar un paso a delante en el Liverpool del futuro. Estos traspasos forman parte de un engranaje de gran escala cuyo único objetivo es completar la obsesión de este club. Ser profeta en su tierra; Ganar la Premier league.


2. Reclutar a cedidos y juveniles que merecen formar parte de la plantilla


Nombres como Rhian Brewster, Harry Wilson o Ben Woodburn asoman como opciones más que viables para ser utilizados durante la temporada. En este sentido Brewster y Wilson corren con ventaja ya que han hecho una muy buena temporada pasada (sobre todo Wilson que mostro un nivel descollante en su cesión al Derby County) y bastante aceptable pretemporada. Por su parte Woodburn tiene un futuro muy prometedor, pero aun lo logra convencer su nivel para ser parte del equipo esta temporada (por lo que probablemente saldrá cedido). El plan de Klopp y la directiva es que estos jugadores sean pilares fundamentales en el futuro del club, además de hacer que estos entren de manera paulatina en el equipo. Cabe destacar que todos los anteriormente mencionados forman parte de algún nivel de sus selecciones nacionales (Gales:Wilson,Woodburn e Inglaterra: Elliot y Brewster)


Estas decisiones son correctas, coherentes, fidedignas y pacientes. Combinan la fe en el desarrollo y explosión de sus promesas con la mantención de un equipo que se encuentra en plena cúspide de rendimiento. Todas estas características carecen en el fútbol insensato que protagoniza gran parte de este deporte en la actualidad, este fútbol pervertido que paga por la inmediatez y no confía en la paciencia como arma para ser un verdadero líder y ejemplo por seguir. Aquí el Liverpool marca diferencias con un proyecto serio donde el cielo es el límite y el éxito se ve cada vez mas cerca del lado rojo del Mersey.


Por: Felipe Almazán

28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo